Son muchos los atletas mexicanos que están destacando en la escena mundial y para muestra, María Bárbara ‘Bibi’  Wetzel Aguilar, una gimnasta veracruzana que desde hace unos años ha dado mucho de qué hablar al ser una deportista de excelencia que con trabajo duro y persistencia, ha dejado el nombre de México muy en alto.

Este 2018 se corona como Campeona Mundial en Gimnasia Artística con Síndrome de Down; pero los logros no comienzan aquí puesto que el título también lo ostentó en el 2015, en la categoría Junior. Para 2016 se convirtió en una de las máximas ganadoras de medallas, cosechando tres preseas de oro y dos de plata en los Juegos Mundiales de Trisomía, celebrados en Florencia, Italia.

¡Bibi, orgullo mexicano!

Desde los tres años practica Gimnasia, ya que sus padres encontraron esta actividad como la indicada para reforzar sus capacidades motoras y mentales, con el fin de tener un mejor desarrollo en su crecimiento; dado que padecía hipotonía, un trastorno que debilita el tono muscular, muy común en los niños con síndrome de Down.

Con el paso del tiempo, Bibi encontró en la Gimnasia un medio para alcanzar grandes logros en su vida. Fue de esta forma que comenzó a entrenar largas jornadas diarias durante 6 días a la semana, sin dejar de lado sus actividades académicas. Aunque apenas cuenta con 14 años, ha demostrado ser una atleta ejemplar, hecha de esfuerzo, compromiso, dedicación y perseverancia.

El camino nunca es fácil y es bien sabido que el apoyo para los atletas en nuestro país es sumamente selectivo. Es por eso que aplaudimos y compartimos estos logros pues también han sido posibles gracias al apoyo de mucha gente que ve en nuestros atletas mexicanos que “no existen los límites cuando se trata de alcanzar los sueños”.

Fuentes: El UniversalHuffPost México